El misterio de las Islas Flannan

Las islas Flannan hicieron de escenario a un misterioso suceso en el diciembre del 1900, un hecho que ha dado origen a leyendas y que nadie aun ha logrado explicar. Todo empezó el 7 diciembre del 1899 cuando fue encendido por primera vez el faro construido en Eilean Mor, la más grande de las siete islas Flannan, llamadas también Seven Hunters (Siete Cazadores), que forman parte del archipiélago de las Islas Hébridas, en Escocia. En realidad, se trata más de islotes que islas, siendo poco más que grandes rocas emergidas sobre el mar y que se encuentran a gran distancia de las Hébridas.

Las Islas Flannan en el mapa
Las Islas Flannan en el mapa

El nombre es debido al obispo irlandés Flannan que en el siglo VI se trasló a vivir de eremita en Eilean Mor, donde edificó una capilla, de la cual todavía quedan restos, y donde se quedó hasta la muerte. A lo largo de la historia, las Islas Flannan no fueron nunca habitadas, solo los pastores durante el verano llevaban allí sus ovejas para aprovechar de la riqueza de los pastos, pero nunca se quedaban por la noche. Espantosas leyendas contaban que las islas eran embrujadas por criaturas misteriosas y jamás alguien se habría atrevido a pasar la noche en aquellos lugares.

Los restos de la capilla del obispo Flannan y, en el fondo, el faro
Los restos de la capilla del obispo Flannan y, en el fondo, el faro

Tratandose de un trecho del Oceáno Atlántico muy agitado y sujeto a tormentas, con frecuentes nieblas, muchos fueron los naufragios que ocurrieron contra a las rocosas costas de las islas. Así que, en el 1895 se decidió construir un faro de 74 pies. Las obras pero tardaron más del previsto y el faro fue inaugurado solo cuatro años después. Y desde aquí reanudamos el hilo de nuestra historia.

Eilean Mor
Eilean Mor

Al cumplirse del primer año de actividad, en el faro trabajaban cuatro personas, todos hombres de mar expertos que turnaban: cada seis semanas uno de ellos descansaba y volvía a la tierra firme para dos semanas. El barco Hesperus cada quince días traía comida, periodicos y todo los que los guardianes necesitaban y al regreso transportaba uno de ellos a Escocia. El 6 Diciembre de 1900 el Hesperus zarpó de Eilean Mor con a bordo Joseph Moore, al quien tocaba el turno de descanso. Aquel día fue la última vez que los demás guardianos fueron vistos.

El 15 de Diciembre el barco Archer pasando cerca de la isla notó que el faro estaba apagado e informó la empresa responsable del servicio. Pero en los días siguentes las tormentas incesantes no permitieron que ninguna embarcaciones se acercara a averiguar lo que estaba pasando. El faro permanecía apagado. Por fin, el 26 de Diciembre el Hesperus pudo atracar con Joseph Moore. Pero pronto se dieron cuenta que algo había ocurrido, porque nadie se acercaba. El fareo llamó a sus compañeros, buscandoles en todo el faro. En la cocina había restos de comida consumida por mitad y una silla volcada, como si alguien se hubiera levantado de repente. La chimenea estaba apagada, el reloj parado. En el cuaderno de anotaciones la última información era fechada al 15 de Diciembre, cuando los guardianos cumpliron todas sus tareas y apagaron la luz del faro a las 9 de la mañana. Cualquier cosa pasó, tuvo lugar entre aquella hora y la tarde, cuando se notó que el faro estaba apagado.

El interior del faro
El interior del faro

Empezó una investigación para descubrir que hubiera ocurrido a los tres hombres, pero no se encontró ninguna pista, a excepción de un único impermeable colgado en las perchas: los otros dos no estaban, toda la ropa estaba en orden y la camas intactas. Una de las reglas vietaba expresamente que los guardianes salieran todos del faro sin que nadie se quedara. Se pensó que dos de los hombres bajaron al muelle para asegurar algo y fueron arrastrados por una ola anómala. El tercero habría oido los gritos de sus colegas y se habría precipitado a socorrerlos pero otra ola le reservó el mismo destino. En los 115 años que han pasado desde la extraña desaparición, se ha formulado toda clas de teorias, incluso hay quien piensa que uno de los fareros se volvió loco y mató a sus colegas y, arrepentiendose, se suicidó tirandose al mar. Desde entonces, supuestamente el faro adquirió mala fama pero siempre se encontraron personas dispuestas a trabajar en ello, hasta el 1971, cuando el faro fue automatizado.

El faro
Antigua foto del faro

Ay, though we hunted high and low
And hunted everywhere
Of the three men’s fate we found no trace
Of any kind in any place
But a door ajar and an untouched meal
And an overtoppled chair……

Sí, hemos buscado en alto y en bajo,

hemos buscado en cualquier sitio

del destino de los tres hombres no nemos encontrado rastro

de ningun tipo en ningun lugar

pero una puerta entornada y una comida intacta y una silla volcada…

“Flannan Isle” de Wilfrid Gibson (1912)

Fuente: http://www.duepassinelmistero.com/Flannan.htm

Anuncios