Archivo de la categoría: UNESCO

La Isla de los esclavos: Gorea

La Isla de Gorea se encuentra frente a la costa del Senegal, a tres kilómetros de Dakar, la capital del país. En el 1978 la UNESCO la ha insertado entre los Patrimonios de la Humanidad por las siguientes razones: “la isla representa un testimonio excepcional de una de las más grandes tragedias en la historia de la humanidad, el comercio de esclavos. Varios elementos de esta isla de la memoria – fortalezas, edificios, calles, plazas, etc. – cuentan, cada uno a su manera, la historia de Gorea que, a partir desde el s. XV hasta el s. XIX, fue el centro más grande del comercio de esclavos en la costa africana”.

Vista de Gorea
Vista de Gorea

Fueron los Portugueses en el 1444 a descubrir la isla y a nombrarla “isla de las palmas”, pero su nombre en idioma senegalés era Bir, que significa “vientre de mujer”. Inicialmente fue utilizada solo como puerto de atraque por los barcos portugueses durante sus viajes a la descubierta de Africa, hasta que en el 1536 fue construida la primera Casa de Esclavos, donde se encerraban, en celdas de apenas 2.60 x 2.60 metros, hasta 15 o 20 personas.

Ingreso de la Casa de esclavos.
Ingreso de la Casa de esclavos.

Los presos eran encadenados al cuello y a los brazos, como animales, y colocados espalda con espalda. Solo se les liberaba una vez al día para permitirle cumplir sus necesidades fisicas. No hace falta describir las condiciones higiénicas de este lugar, tan degradadas que muchos de los prisioneros murían antes que pudieran ser vendidos.

Boubacar Joseph Ndiaye, director del museo hasta el 2009, enseña las cadenas utilizadas.
Boubacar Joseph Ndiaye, director del museo hasta el 2009, enseña las cadenas utilizadas.

La Casa de Esclavos más grande pero fue edificada por los Holandeses, en el 1776, y en su interior  los prisioneros eran divididos por sexo y los niños eran arrancados de los brazos de las madres. Entre las mujeres, se separaban las muchachas de las demás porque eran consideradas más preciosas y podían ser vendidas a un precio mayor. Era muy frecuente que los mercaderes tuvieran relaciones sexuales con esas chicas, que, al quedarse embarazadas, eran puestas en libertad. Las mulatas que nacieron desde estas uniones eran llamadas signare, deformación de la palabra portuguesa senhora, y su papel en la sociedad puede ser comparado con el de los criollos en las colonias americanas.

Interior de una celda.
Interior de una celda.

Los hombres eran selecionados por su peso, su resistencia física y dentadura; los más delgados eran alimentados con una alubia local llamada niebe, para que ingordasen rapidamente. La venta se efectuaba encima de un balcón, donde los esclavos eran mostrados a los mercaderes europeos.

Escalera.
Escalera.

Gorea fue la base más importante de este comercio hasta el 1848. Millones de personas, provenientes de todas partes de Africa, pasaron por esa isla, antes de salir de ella como esclavos.

Para ser embarcados en los galeones hacia América, los presos atraversaban un estrecho passillo conocido como “el lugar de donde no se regresa”, al fondo del cual muchos intentaban escapar, tirandose al mar, pero nadie lograba la libertad, al ser tiroteados por los guardias o devorados por los tiburones, atraidos por la sangre de las heridas.

Nunca se sabrá exactamente cuantas personas perdieron la vida en estos largos viajes, se calcula que una persona cada cinco muría por las fatigas y las enfermedades. Durante tres siglos de esclavitud, se hundieron 2160 galeones y 600.000 personas murieron anegadas o por los tiburones. Casi 20 millones de africanos, hombres, mujeres y niños fueron secuestrados en sus aldeas y no volvieron a ver nunca más su patria. Los mayores responsables de este delito, vergüenza para la raza humana, fueron Portugueses, Españoles, Holandeses y Ingleses.

Escultura conmemorativa en la isla.
Escultura conmemorativa en la isla.

Actualmente la Isla de Gorea es un famoso destino turístico y la Maison de esclaves un museo visitado por millones de personas, simbolo de una trágica historia.

Barack Obama en la puerta del no regreso, durante su visita a Gorea en 2013.
Barack Obama en la puerta del no regreso, durante su visita a Gorea en 2013.
Anuncios

File, la isla del tiempo

La isla de File se encuentra cerca de Asuán, al sur de Egipto. Se trata de un sitio ecepcional, bien por las estructuras arquitectónicas que siguen el estilo antiguo egipcio, bien por haber conservado hasta la Edad cristiana su función de centro religioso pagano. Su nombre en lengua egipcia significa “isla del tiempo”.

Isla de File.
Isla de File.

La isla fue sede del culto a la diosa Isis a partir de la época del faraón Taharqua (690-664 a.C.), mantenendo su importancia en Edad Ptolemaica y Romana. Además de Isis, en la isla se veneraban también Arensnufi (divinidad meroítica), Imhotep (considerado el dios de la medicina y de la sabiduría), Hathor (correspondiente a la Afrodita griega) y Harendote (otro nombre del dios Horus, hijo de Osiris, que quiere decir “el vengador de su padre”).

Uno de los ingresos del templo de Isis.
Uno de los ingresos del templo de Isis.

Hacia el 100 d.C. se construyó el Quiosco de Trajano, nunca acabado, pórtico rectangular con catorce columnas, destinado a albergar la sacra barca de Isis, con la cual cada diez días se transportaba la estatua de la diosa a la cercana isla de Biga, donde según la religión egipcia estaba sepultado su esposo Osiris.

Quiosco de Trajano.
Quiosco de Trajano.
Representación de la sacra barca de Isis.
Representación de la sacra barca de Isis.

Con el Edicto de Teodosio (380 d.C.), que prohibía los cultos paganos, el santuario de File benefició de una concesión de 100 años más: aquí se celebró la última ceremonia sacra de la cultura egipcia clásica, aquí el templo de Isis fue decorado en el 394 d.C. con el último jeroglífico, aquí en el 452 d.C. fue historiada la última inscripción en lengua demótica.

Los últimos jeroglíficos, 394 d.C.
Los últimos jeroglíficos, 394 d.C.

Los templos cesaron su actividad durante la época del imperador Justiniano (siglo VI); en el 535 el obispo Teodoro convirtió el templo de Isis en una iglesia dedicada a San Esteban. Cerca de la explanada enfrente del templo de Isis se encuentra el Nilómetro, un edificio que a través de una escalinata graduada permitía medir el nivel de las aguas del río Nilo. Una estructura parecida estaba también en la isla Elefantina.

800px-David_Roberts_Temple_Island_Philae

En el 1969 se empezó a desmontar y trasladar  los templos de File a la cercana isla de Agilkia, para evitar que fuesen sumergidos por las aguas del lago Nasser embalsadas por la presa de Asuán. Todos los edificios fueron desmontados en 45.000 bloques y reconstruidos respectando su posición originaria. Esta grandiosa obra, patrocinada por la UNESCO, fue posible gracias a la decisiva participación de Italia.

Los monumentos forman parte del conjunto de Nubia y Asuán, declarado Patrimonio de la Humanidad en el 1979. La isla de File actualmente queda sumergida bajo el lago Nasser.

BIBLIOGRAFÍA

CORTESE, Valeria y GUIDOTTI Maria Cristina. Antico Egitto. Giunti Editore, 2002.

Spinalonga

La Isla de Spinalonga, en Grecia, originariamente formaba parte de Creta, hasta que, durante la colonización veneciana, en el siglo XVI,  fue separada de la costa.

Panorama de Spinalonga
Panorama de Spinalonga

La denominación de la isla en griego es Καλυδών (Kalydon), el nombre de Spinalonga se debe a los venecianos que entendieron mal la expresión griega στην Ελούντα (stin Elounta) usada para definir el lugar, convirtiendolo en Spinalonga (spina= espina y longa= larga en italiano de aquella época), mismo nombre de una isla cercana a Venecia (actualmente llamada Giudecca). La isla fue fortificada por los venecianos, que construyeron plazas fuertes en los lados norte y sur de la isla y en su parte más alta, sobre las ruinas de una antigua acrópolis. Gracias a estas obras militares, Spinalonga fue por mucho tiempo una fortaleza marina inexpugnable y una de las más importantes de todo el Mediterráneo.

Una parte de la fortaleza veneciana
Una parte de la fortaleza veneciana
Bastión de la fortaleza
Bastión de la fortaleza

El dominio veneciano perduró hasta el 1715, cuando Spinalonga fue el último baluarte a caer bajo el poder otomano. Los últimos habitantes turcos dejaron la isla en el 1903, fecha que representa el comienzo del periodo más triste para Spinalonga, su destino como leprosario.

Inicialmente llegaron aquí solo los enfermos de Creta, pero en los años siguentes fueron deportados a Spinalonga los leprosos de toda la Grecia. A pesar de la amarga situación de aislamiento en la cual los enfermos estaban obligados a vivir, a lo largo de los años las condiciones de vida en el leprosario, que se quedó activo hasta el 1957, mejoraron. En la isla fueron construidas estructuras sanitarias como dispensarios y, además, un hospital donde se ingresaban los enfermos más graves y donde cada semana un médico visitaba toda la población. Pero las mejoras no interesaron solo el aspecto estrictamente sanitario, si no también la vida social de los habitantes de Spinalonga, que dieron origen a una auténtica comunidad, desarrollando una vida el más posible similar a la normalidad: en la isla había un cine, una iglesia, incluso una escuela donde se enseñaba a los niños que a veces llegaban allí con las madres. El gobierno griego daba dinero a cada uno de los habitantes que podían así utilizarlo durante el mercado diario que se tenía en el muelle. Para muchos años, de hecho, la economía de los pueblos cercanos a Spinalonga se rigió gracias al leprosario.

Ruinas de una casa
Ruinas de una casa
Restos del leprosario
Restos del leprosario

Cuando, a mitad del Noveciento, el médico venezolano Jacinto Convit descubrió una vacuna contra la lepra, los leprosarios fueron gradualmente cerrados, incluido el de Spinalonga, que fue una de las últimas colonias funcionantes en Europa. El último habitante a dejar la isla fue un sacerdote en el 1962, para respectar la tradición de la iglesia ortodoxa griega, según la cual se debe recordar el funeral de una persona después de cinco años. Considerando que en el 1957 hubo el cierre del leprocomio, el sacerdote cumplió perfectamente su objetivo. Este año, la región de Creta ha presentado solicitud a la UNESCO para que Spinalonga sea declarada Patrimonio de la Humanidad.